Fragmento del texto DIOS PARPADEA en Letra Tangente 16/01/2011

Texto e imagen son dos elementos fundamentales en mis trabajos .No renuncio a la posibilidad de abrir infinitos mundos dentro del universo de la obra. La palabra junto a la imagen se hace trazo, punto, línea, dibujo, y como una espiral, dentro del cosmos de lo creado, nos introduce en el vórtice de su esencia y nos muestra su infinito.

Para mí la dualidad: imagen y palabra, su coexistencia: vida-muerte, su polaridad: encuentro desencuentro, son la clave que busco para decir y proponer.

En un comienzo mis trabajos nacen de un sentimiento, una vivencia personal o ajena a mí, pero que me motiva y emociona. La idea que surge de ese sentir se torna hilo conductor para definir y decir; es por esa razón, que muchos de mis trabajos forman parte de series, que voy desarrollando en el proceso creativo. Para citar algunas de ellas: Rostros habitables, Hilo de Ariadnna, Versos pájaros, Barco de la luna.

Trabajar con materiales y técnicas distintas siempre ha sido una de mis constantes: vidrio, cerámica, pintura, grabado, impresiones. Los materiales los considero como un medio del que me valgo para decir. El papel, casi siempre está incluido en ellos, quizás por ser el soporte tradicional de la escritura, o tal vez por las sensaciones que me transmite, quizás por su naturaleza vegetal que se transmuta y puede ser reciclado haciéndome saber de su inmortalidad, de la vida más allá de la vida. O tal vez por las sensaciones táctiles que me provoca,; aun en mis pinturas tienen un lugar preponderante, aunque a veces oculto bajo capas y capas de color dejándolo asomar en su blancura, pliegues, prominencias. Para mì el papel es semejante al espíritu humano.

¿Quien soy? ¿Hacia dónde voy? Soy una nómada de la palabra, una poeta de a pie, simplemente: una creadora.

Más allá del tiempo vive la palabra. Acudirá a la cita y se hará constelación . Paraíso perdido donde las historias se iluminan de relámpagos azules.


Anna Fioravanti

miércoles, 27 de mayo de 2009

http://azulfortaleza.blogspot.com/2009/02/anna-fioravanti-artista-plastica-poema.html
Entrevista de la periodista Marisol Pradas a Anna Fioravanti
El juego de las luces y las sombras. La complejidad de una obra de arte que siempre luce sencilla cuando más magistral es. El entusiasmo. La sensibilidad. El amor por los colores, por la fuerza de transmitir espiritualidades en el lienzo. Todo ello es parte de la vida de la artista plástico Anna Fioravannti, una mujer que se dice tímida que defiende con una pasión inusitada su trabajo, su sangre y expresión del mundo interior hacia el universo.
¿Cómo fueron sus comienzos en el camino del arte?Comencé con la pintura porque mi padre pintaba. Estoy en Venezuela desde que tengo un año de edad, es decir, toda la vida. Mi papá era un contador publico y en la avenida Montes de Oca tenía su oficina. Amaba tanto la pintura que puso una pequeña escuela de arte gratuita para que sus empleados y yo, inclusive, aprendiéramos. Ahí comencé a conectarme con todo lo que es la pintura y pinté durante muchos años. Ese mundo me absorbía. Eso fue alrededor de los años 70'.

No hay comentarios:



Toda obra es única e insustituible no en su forma sino en su esencia, y esto es lo que logra que el producto final no se parezca a otros de su especie, y la convierta en inimitable, dándole a la obra realizada un carácter de único.

El arte es poesía, y la obra de arte metáfora que apresa la esencia de lo inmutable y los accidentes del ser. Concebida la pintura como un cauce, podemos imaginar rostros que nada tienen que ver con lo real.
El color da un ritmo a las formas al igual como ocurre en el poema donde sonido y sentido son fundamentales para lograr un todo musical, en el que ritmo y melodía sugieren a nuestro espíritu vibraciones que nos hacen evocar imágenes.

El rostro, va a ser en mis trabajos la forma elegida convirtiéndose en la obra en el indicio o la señal utilizada para representar un aspecto del ser, y conjuntamente con el color hará que el espectador desee descubrir su esencia logrando la fusión entre el sujeto y el objeto contemplado.


SEGUNDO ESPEJO

Recorro el lienzo
en la ronda de mis huellas.

Atravieso universos
sin puertas ni ventanas.

En las ramas de las manos
llevo presos los sueños.

El pincel
como un río
no desvía su cause
y baña mis raíces
hundidas en luz de estrellas.

La piel es arco iris
sin sombras ni dimensiones.


Como agua que desborda
por la lluvia,
las gotas de colores
caen de mis dedos.

El lienzo,
como ventana abierta,
muestra silencios plenos de luces.

Anna F. 2007